La voz de Dios nos habla a través de las personas que nos rodean. Te compartimos los siguientes consejos acerca de la paciencia:

  • “Si pierdes la paciencia, pierdes la batalla”. No dejes que tus emociones controlen tus acciones, deja en manos de Dios tus preocupaciones y Él se encargará.
  • Se paciente, podrás observar, esperar y elegir el mejor momento para actuar sin perder el control de la situación.