Algunas definiciones de paz, según la Real Academia Española: Situación en la que no existe lucha armada en un país o entre países. | Relación de armonía entre las personas, sin enfrentamientos ni conflictos. | Acuerdo alcanzado entre las naciones por el que se pone fin a una guerra.

Vivimos en un mundo acelerado y de mucho conflicto, en el que abundan las zonas de guerra, los enfrentamientos políticos, la desigualdad, la delincuencia, el estrés del diario vivir y los hogares que viven en constante disputa. Sumado a esto, en esta época nos vemos sumergidos en un bombardeo de publicidad, el estrés de las listas y compra de regalos y las promociones que “no podemos desaprovechar”.

Algunas personas creen encontrar la paz en la meditación, el yoga, o en la actividad física, pero la realidad es que la verdadera paz, aquella que no es pasajera, viene únicamente de Dios.

“No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo”. Filipenses 4:6-7

“El Dios de la paz” (Romanos 15:33) nos permitirá disfrutar de una paz perdurable, aquella que supera cualquier temor o preocupación. Aun cuando creemos que no hay solución a nuestro problema, la paz de Dios siempre nos dará la tranquilidad necesaria.

“Hagan todo lo posible por vivir en paz, para que no pierdan la unidad que el Espíritu les dio”. Efesios 4:3

Si lo que buscamos es la paz de Dios, la veremos reflejada en todos los campos de nuestra vida: en lo económico, en lo político, en lo laboral y en todas las relaciones humanas, incluido el núcleo familiar. Esta última será quizá de las más difíciles, pero puede ser restaurada al dar y pedir perdón, y al conservar la tolerancia y la solidaridad.

 

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA CONSEGUIR LA PAZ:

  • Concéntrate en pensamientos positivos y pon en práctica los consejos de la Biblia, así tendrás una conciencia tranquila.
  • Ora, no solo es un medio directo para comunicarnos con Dios, sino también es una forma de meditación que te infundirá tranquilidad.
  • No eres perfecto(a) ni debes esperar perfección de los demás, así mantendrás la calma cuando alguien haga algo que te moleste.

 

FRASES SOBRE LA PAZ:

  • “No hay camino para la paz, la paz es el camino”. – Mahatma Gandhi
  • “Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: La paz”. – Albert Einstein
  • “No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla”. – Eleanor Roosevelt

 

TESTIMONIO SOBRE LA PAZ DE DIOS:

El 8 de noviembre de 2006 Marta Oriol sufrió junto a su marido y a sus hijos un accidente mortal de tráfico. En este accidente perdió a su marido, a un hijo pequeño, y al bebé de ocho meses que estaba esperando. Aunque sufrió graves lesiones en su columna, providencialmente no le quedaron secuelas. Su fe en Jesucristo, y la ayuda incomparable de su familia le han ayudado todos estos años a vivir con el dolor.

En todo este tiempo Marta ha ido comprendiendo que Dios nos ama más de lo que podemos comprender, y que tiene un plan con cada uno de nosotros. Salvando las distancias, Marta compara a Dios con un jefe de empresa. Igual que éste va contratando a sus diferentes empleados según sus capacidades y habilidades, confiándoles una diferente misión, así también Dios, según nuestra educación, talentos, y gracias que nos ha dado, nos confía una misión, una tarea en su empresa, cuyo fin es la salvación de los hombres.
Tarea nuestra, según Marta, es descubrir esa misión y ponernos al servicio de ella.

Muerta por dentro, no sentía nada, únicamente su dolor. “Mi corazón estaba muerto. No sentía nada. Llegaba a la noche agotada física y mentalmente”, confesó Marta. “Empiezo a escribir algunas cosas. De esta nada que era yo, Dios empieza a hacer cosas en la gente alrededor de mí. Pero junto a este enorme dolor tengo una paz enorme que llega a muchísima gente. Cayeron en mis manos dos libros maravillosos que me empezaron a abrir los ojos para poder ver lo que Dios estaba haciendo en mi vida. Gracias a ellos también recibí una gran luz y una gran fuerza para seguir: La paz interior de Jacques Philippe y Meditaciones sobre la fe de Tadeusz Dajczer. Gracias a ellos que en la debilidad está la fuerza”.

Marta cada vez tiene más paz. Empieza a vivir con el dolor, a abrazar su Cruz, y a abrazar a Jesús en ella, pidiéndole que sea Él su cireneo que le ayude a llevar la cruz.
(Fuente: http://bit.ly/2AhxB0b)

 

Aprovechemos esta época del año, tiempo durante el cual todos intentamos ser más tolerantes con los demás, y de extender la mano a aquellos que nos necesitan, para pedirle a Dios que nos llene de esa paz que supera el entendimiento.

 

Comparte La Palabra con tus amigos de Facebook. Síguenos: https://www.facebook.com/lazonacristiana/