La Real Academia Española (RAE, por sus siglas) define sabiduría como: Grado más alto del conocimiento. | Conducta prudente en la vida o en los negocios. | Conocimiento profundo en ciencias, letras o artes.

Sin embargo esta definición hace referencia únicamente al sentido terrenal de este término, pues en Santiago encontramos una diferenciación entre sabiduría y conocimiento, pues indica que hay una gran cantidad de creyentes que tienen mucho conocimiento bíblico, pero nada de sabiduría.

“Si entre ustedes hay alguno sabio y entendido, que lo demuestre con su buena conducta, con la humildad que su sabiduría le da”. Santiago 3:13

La sabiduría comienza cuando pedimos a Dios que Él sea nuestra fuente de saber, pues únicamente Él puede hacernos verdaderamente sabios. Ésta, por su parte, es la capacidad que tenemos de aplicar nuestro conocimiento bíblico para hacer la voluntad de Dios en cada situación de la vida. De manera que la sabiduría no se mide por versículos o capítulos de la Biblia sino que por acciones de buena conducta.

“Donde hay envidias y rivalidades, hay también desorden y toda clase de maldad; pero los que tienen la sabiduría que viene de Dios, llevan ante todo una vida pura; y además son pacíficos, bondadosos y dóciles. Son también compasivos, imparciales y sinceros, y hacen el bien”. Santiago 3:16-17

La verdadera sabiduría, la procedente de Dios, es pura y conduce a la paz basada en la santidad. Es amable, llena de misericordia y cambia la vida del hombre para convertirlo en un árbol de buenos frutos. Ésta no trae con ella incertidumbre ni hipocresía, tampoco celos ni peleas.

 

CONSEJOS PARA PONERLA EN PRÁCTICA:

Leer la Biblia. La primera tarea debe ser leer y comprender la Biblia, no con la intención de memorizar versículos y repetirlos periódicamente, sino con el verdadero propósito de aplicar dicho conocimiento para aplicarlo en cada situación de la vida cotidiana.

Analizar nuestras acciones. Al finalizar el día, es buena práctica examinar las decisiones o reacciones tomadas a lo largo del día, para comprobar si actuamos conforme a las enseñanzas de nuestro Padre.

 

ALGUNAS FRASES:

“Es necesario aprender lo que necesitamos y no únicamente lo que queremos”. – Paulo Coelho

“Algunas personas nunca aprenden nada, porque todo lo comprenden demasiado pronto”. – Alexander Pope

“Si discutes mucho para probar tu sabiduría, pronto probarás tu ignorancia”. – Saadi

 

Te invitamos a escuchar esta alabanza y adorar a nuestro Dios, preparándote para un momento de oración para pedirle a Él la sabiduría del cielo.

 

La sabiduría ofrece la salvación a quienes reconocen la Palabra de Dios, conociendo así el camino de la verdad y la vida. ¿Eres sabio y entendido? Comparte con los miembros de nuestra comunidad tu testimonio o tus peticiones de oración, para que juntos crezcamos en la fe.

 

¡Síguenos en Facebook!